Consumir no es ahorrar

parafeduLa semana pasada, en este mismo blog veíamos las preferencias de los argentinos a la hora de invertir. ¡Bien! Pero eso es para la porción de la población que guarda una parte de su ingreso. ¿Cuánto ahorramos en realidad los argentinos y qué tal nos va en la comparación con los ciudadanos de otras latitudes?

Por lejos, con método y paciencia oriental, los que más ahorran en el mundo son los Chinos. Llegan a guardar el 38% de su ingreso, de acuerdo a estadísticas recopiladas por Bussiness Week, una de las revistas de economía y negocios más reconocidas del mundo. Esto, en parte tiene su explicación en que las familias chinas tienen un solo hijo y que no hay seguridad social estatal, cada cual debe forjarse desde cero su futuro para el momento del retiro.

En el otro extremo está Estados Unidos, país de alto consumo como pocos, ¡aunque en la Argentina podemos competirle palmo a palmo! Los norteamericanos ahorran entre el 3,5% y el 5% del dinero que ingresa a la familia, una cifra alejada del 11% de Alemania, el 14% de Suiza o el 12% de Irlanda. Incluso en España, el ahorro se redujo por la crisis en 2,5 puntos en 2012 pero se mantiene en un nada despreciable 8% anual, esto según datos del Instituto Nacional de Estadísticas español. En Brasil el ahorro de las familias ronda el 6% de acuerdo a Bussiness Week.

¿Por casa como andamos? En los últimos años el nivel de ahorro de las familias fue en franco descenso, cifras oficiales no hay disponibles, pero estimaciones privadas hablan de un 4%/5% del ingreso anual como mucho y en segmentos muy específicos. La inflación, la imposibilidad de adquirir dólares y la escaso conocimiento de la mayoría de los argentinos sobre instrumentos o herramientas financieras para el ahorro, hacen que “consumir” sea prácticamente la única forma que algunos consideran de “ahorrar”. Paradojas de la realidad que dan por tierra con las definiciones del diccionario de la Real Academia Española: Para “ahorrar” hay ocho acepciones, pero claro, ¡ninguna tiene que ver con el consumo!

¿Lo recomendable? Separar por lo menos el 10% de lo que gana la familia y aplicarlo al ahorro e inversión para ir incrementando lentamente el patrimonio familiar.

Hoy se adelanta consumo y se actualiza tecnología por demás para que la inflación no nos quite el poder de nuestros billetes. Pero con inflación, con cepo o con cualquier otro tipo de restricción no hay que perder el norte: una pantalla hiperdelgada de 52 pulgadas, un reproductor de películas en 3D con anteojos, una computadora portátil para cada miembro de la familia, varios dispositivos móviles con la manzanita por detrás para que los chicos jueguen o la última generación de cafeteras express, no nos van a servir de nada dentro de 20 o 30 años cuando la edad, o un imprevisto, nos impida seguir generando el mismo volumen de ingresos.

Apuntar a hábitos económicos positivos siempre es aconsejable, aunque la situación económica no sea la mejor o las tasas de interés reales sean negativas. De pequeños ahorros y pequeños sacrificios, puede formarse con el tiempo una buena cuenta de ahorro e inversión.

¿Qué pensás? Sigamos el debate acá. ¡Espero tus comentarios!

Anuncios
  1. jose antonio
    15 noviembre, 2013 en 2:09 PM

    muy buena nota,cuanta razón tenes

  2. victor
    10 enero, 2014 en 11:38 PM

    excelente !

    • 13 enero, 2014 en 9:26 AM

      ¡Muchas gracias Victor! Saludos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s