Inicio > Educación, Mónica Fernández > Opciones para ir piloteando la inflación

Opciones para ir piloteando la inflación

la foto 2aProteger el ahorro de la erosión que causa la inflación, que ronda el 25% anual, debe ser una premisa impostergable. De otro modo, el dinero en el bolsillo se desvaloriza por efecto de la suba en el costo de vida o se termina gastando ¡que no es justamente la idea!

Aquí les dejo un pequeño listado de opciones sencillas, en las que pueden invertir desde los más novatos. Todas tienen un nivel de riesgo acotado. Desde ya, superar a la inflación, lo que técnicamente se conoce como rentabilidad positiva, no es tarea fácil con instrumentos de bajo riesgo, pero vale por lo menos no perder tanto.

  • Plazo fijo: Es el instrumento de ahorro más básico y más conocido. Se constituye en un banco por un plazo mínimo de 30 días a una tasa de interés acordada previamente con la entidad. El Plazo Fijo tradicional, rinde actualmente entre 16%/18% anual según el banco. En un mes, claro, te darán el proporcional de ese rendimiento.No alcanza a “empatarle” a la inflación, pero ayuda. Además hay plazos fijos ajustados por distintas variables, como puede ser la evolución de la tasa de interés mayorista (BADLAR), o el índice de acciones líderes, (Merval), el oro, la soja, etc. En estos casos a la tasa fija pactada se le suma la variación que haya tenido el indicador que se toma como referencia. En general se pone un techo a esta retribución. El plazo mínimo es de 180 días y de un año en el caso que la variable de ajuste sea el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia). Algunos bancos ofrecen también Plazos Fijos con renta pagada en “especies”, sean pasajes de avión, un electrodoméstico, etc. Este tipo de opciones no están siempre disponibles y dependen de cada entidad financiera. PARA TENER EN CUENTA: muchos bancos dan tasas de interés preferenciales para quienes constituyen el Plazo Fijo a través de Internet.
  • Fondos Comunes de Inversión (FCI): en este caso con el dinero se suscriben cuotapartes (porciones) de un fondo más grande, algo así como un pool de inversores, administrado por profesionales y que según el tipo de Fondo puede estar colocado, básicamente en Títulos Públicos (bonos del Estados nacional o Provincial) o Acciones. Se los llama de renta fija o renta variable, respectivamente. La mayoría de los bancos comercializa FCI, se puede ingresar desde $1.000 y la ventaja, respecto del plazo fijo es que se puede salir en cualquier momento. El tiempo de permanencia no está preestablecido, pero tampoco el interés que va a devengar. Hay que tener en cuenta que los fondos de acciones son más riesgosos que los de bonos y en ambos existe la posibilidad de perder parte del capital si el valor del título en la Bolsa cayó al momento que se decide deshacer la inversión.
  • Economía real: no hay que descartar esta opción pensando que se necesita un gran capital para entrar. Hay terrenos que se venden bajo el sistema cooperativo o de fideicomiso, con cuotas de $2.000 o $2.500 mensuales. Eso sí, son inversiones a mediano plazo porque no es rápido vender un terreno en un desarrollo en sus primeras etapas. De todos modos no es imposible, pero no es recomendable si se sabe que el dinero ahorrado se va a necesitar dentro de seis meses. Si se mantiene la inversión hasta que se entregan las unidades listas para construir, la ganancia de capital (es decir la diferencia entre el dinero que se pago, en efectivo o en cuotas y el valor de venta) oscila en el 25% y 30%, según el caso, en un plazo que en promedio es de dos años. A la ganancia de capital hay que agregarle que es un vehículo que nos mantiene con la obligación de ahorrar… y eso es muy positivo. Es tangible, segura (en tanto se elija un desarrollador de probada trayectoria) y resguarda el valor en dólares.
  • Comprar un auto en cuotas: atentos a este punto. Sirve como inversión si realmente es un bien que estas necesitando. Muchas marcas ofrecen financiación a tasa cero para la compra de 0km (durante todo el periodo o en un tramo, el primer año, por ejemplo). Ojo que a esto siempre hay que agregarle costos administrativos, de gestión y de seguro de vida, ¡que hacen que el cero no sea estrictamente CERO! De todas maneras la ecuación cierra si necesitas cambiar tu auto. Por efecto de la inflación los autos usados suben de precio, en vez de bajar, así que por ese lado estarías cubierto. Si el auto es importado, además te beneficias con la cotización a tipo de cambio oficial. Eso si, hay que tener en cuenta que los gastos de un auto nuevo (seguro, patente) serán mayores y el auto quedará prendado (garantía) con lo cual la aseguradora la elige la automotriz y no vos. Otra opción son los planes de ahorro de las automotrices en 84 cuotas, te adjudican el auto por sorteo o licitación. Se puede vender (transferir) en cualquier momento y si al final del plan no querés llevarte el auto podés pedir que te reintegren el dinero al valor de mercado de ese momento. Si crees que los autos van a acompañar a la inflación o la van a superar puede ser un alternativa. ¡Siempre atentos a la letra chica de los contratos!

Mónica Fernández

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s