Inicio > Eidico Inversiones, Mónica Fernández > Tomar las riendas de la inversión antes que termine el año

Tomar las riendas de la inversión antes que termine el año

la foto 2aOctubre. El año se pasó en un abrir y cerrar de ojos, llegó el mes diez y cuando nos queremos acordar ya estamos pensando en los brindis de fin de año. Antes que el último trimestre siga escurriéndose es un buen momento para ver cómo viene la economía, qué se proyecta para los próximos meses y tomar esas decisiones de inversión que quizás fuimos posponiendo durante el año.
La inflación, ese termómetro que los argentinos tenemos tan aceitado, y que además de mostrarnos que las cosas en el supermercado valen más que el mes pasado nos indica también que el valor real de los pesos que tenemos en el bolsillo es cada vez menor, se ubica en 25% anual. Los datos son coincidentes en la medición que hace el Congreso de la Nación (IPC- Congreso) y también en el Índice de Precios que elaboró la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA). Otro dato: el dólar oficial se devaluó 15% en lo que va de 2013 y cotiza entre $5,60 y $5,70 y en el mercado informal o blue cada billete norteamericano se vende a $9,60.
La expectativa oficial es que la economía cerrará 2013 con un crecimiento de 5% anual pero la estimación de los consultores privados ubica esa cifra en 3% a 3,5%. La proyección para 2014 habla de un promedio de 2,5% de avance de PBI. No hay que olvidar tampoco que octubre es un mes electoral y después de los comicios del día 27 podría haber cambios, anuncios o sinceramiento de algunas variables que sumen incertidumbre, y entre ellas el futuro del tipo de cambio está siempre en la mira de los argentinos.
Protegerse y proteger los ahorros entonces es la clave antes de terminar el año. Lo más importante es poner a buen resguardo los pesos en inversiones que de una u otra manera tengan una correlación con la evolución del tipo de cambio y nos garanticen mantener el valor de compra de nuestros ahorros a mediano plazo. Porque no sólo hay que cuidarse de la inflación sino tratar de no perder la carrera frente a la devaluación de nuestra moneda que en lo que va del año ya es cercana al 40 por ciento. Cotizaba a $7 en el mercado paralelo en enero.
Ante este escenario, elecciones en pocos días y el condimento extra de tensión que genera el “reposo obligado” de la Presidenta por una colección subdural crónica diagnosticada el 5 de octubre, entrar a algún proyecto que nos permita derivar ahorro en pesos, pagando cuotas mensuales, es lo ideal en este momento. Además hay que tener en cuenta que en los últimos meses del año algunos podrían verse con un excedente de dinero, que puede corresponder al pago de premios o bonus en las empresas, un margen por la reducción del impuesto a las Ganancias y más adelante, por el pago del aguinaldo.
Hagamos el ejercicio de pensar en invertir y no en adelantar consumo de bienes que suponemos luego costarán más, pero que quizás no necesitamos demasiado.
Manos a la obra entonces. ¿Inversión real o inversión financiera? En ambos segmentos hay opciones que permiten resguardar el valor del dinero pero vale la pena tener presente las diferencias antes de tomar una decisión. La primera es mucho más estable, abarca activos tangibles como tierras o materias primas y en general conlleva menos riesgo. La segunda, la inversión financiera, tiene que ver con el mercado de capitales (bonos, acciones, deuda de empresas). Acá hay que conocer muy bien dónde entrar y en qué momento porque los riesgos de una mala elección son mayores.
Si entrar a un emprendimiento inmobiliario en forma plena “nos queda grande al bolsillo”, las inversiones tipo “pool” son una excelente alternativa. Se participa con una parte del capital y se obtiene rendimiento en forma proporcional. Las opciones en el mercado van desde campos productivos, hasta emprendimientos turísticos, centros comerciales o cocheras en pleno Centro porteño. Lo único imprescindible, tomar recaudos y buscar referencias de quien esté a cargo de la administración de los proyectos.

Por Mónica Fernández

Anuncios
  1. Ma Mercedes
    12 octubre, 2013 en 11:23 AM

    Hola Monica! que bueno lo que propones, es tan cierto que en este ultimo trimestre se va mas el dinerooooooo
    Soy abogada y me dedico a ello, pero me gustaria proyectar un miniemprendimiento que me genere mas ingresos, que me sugeris para obtener mayor rentabilidad? y, otra consulta; que son los CEDEARS?
    Gracias!!
    Ma Mercedes

    • 15 octubre, 2013 en 11:55 AM

      Hola Mercedes, ¡gracias por tu comentario! Te respondo por partes. En cuanto a emprender algún proyecto que complemente el ingreso de tu actividad, la idea requiere tomarse con seriedad un tiempo en analizar qué, cuánto dinero demandará y cuánto tiempo se puede destinar a esta nueva actividad. Hay que tener cuidado porque un emprendimiento en sus comienzos necesita inversión, mucha dedicación y lleva tiempo hasta que es rentable. Salvo en el caso que tengas una idea clara de qué hacer, y creas que es algo que está faltando en el mercado, mi consejo sería invertir esos ahorros que pensabas destinar a un emprendimiento propio a participar de un negocio conjunto, administrado por expertos. Hay en el mercado opciones en hoteles, centros comerciales y hasta cocheras, con distintos montos de inversión, que te dejarán todos los meses un dinero extra en el bolsillo. Mientras tanto podes ir madurando tu idea “emprendedora”.
      En cuanto a tu segunda pregunta. La palabra Cedears es la sigla que identifica a los Certificados de Depósito Argentino, que son acciones de empresas extranjeras que cotizan a través de este certificado en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Surgieron en la década del 90 y el riesgo de invertir en ellos es equiparable al de invertir en acciones, con el agravante que no siempre se encuentra rápidamente un comprador cuando uno quiere vender su posición (lo que en el mercado bursátil se conoce como liquidez). Tanto los Cedears como las acciones están dentro de la categoría de renta variable y no las aconsejo para inversores que no sean muy conocedores del mercado de capitales ya que elegir mal el momento de entrada o salida puede significar una importante pérdida de capital. ¡Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s