Inicio > Eidico Inversiones > Se vienen tiempos de estudiar las inversiones

Se vienen tiempos de estudiar las inversiones

Marcelo ElbaumNos encontramos en momentos donde se especulan cambios económicos tanto en el país, como en el mundo: se contemplan cambios en la política monetaria llevada adelante por el Banco Central de los Estados Unidos, la reducción de las tasas de crecimiento en algunos países emergentes, entre otros. Sin embargo, el precio de los commodities agropecuarios, una de las mayores preocupaciones de los argentinos, no debería sufrir grandes variaciones dado que el nivel de stock es muy bajo respecto del consumo.

El gobierno, luego de las elecciones de octubre, probablemente tenga que reveer los desafíos de corto plazo (ir corrigiendo el deterioro de algunas variables económicas, entra las que se incluye la cambiaria) y de mediano plazo, para quien tome el poder en 2015.

Ante el deterioro de los tres pilares sobre los que se sustentó el importante crecimiento que verificó la economía Argentina entre 2003 y 2010 (superávit comercial externo, superávit fiscal y tipo de cambio competitivo), el gobierno proclamó la ley de blanqueo de capitales, que tiene como objetivo atraer al circuito productivo aquellos capitales que se fugaron en los últimos años y movilizar uno de los sectores que más explicaron el crecimiento argentino de los últimos años como el sector inmobiliario. Uno de los instrumentos que se crearon para exteriorizar el blanqueo de capitales es el CEDIN, que si bien no son per sé instrumentos de inversión, sí son un vehículo para invertir en el mercado inmobiliario. También es una forma legal de hacerse de dólares, dado que se pueden comprar en el mercado secundario en pesos y luego transformarlos en dólares. Todavía no han ganado dinamismo principalmente porque existen algunas dudas sobre el tratamiento que darán las provincias a los impuestos provinciales producto del dinero blanqueado. Muchos desarrollos que se ofrecen en cuotas están aceptando los cedines como medio de pago, lo que genera amplia expectativa en el sector.

Otra de las opciones que existen a la hora de exteriorizar los capitales es a través de la compra del BAADE (Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Energético) que se puede comprar en pesos en el mercado secundario y tiene un rendimiento del 4% anual y vencimiento en 2016. Su precio deberá cotizar por debajo de la par, para que sea comparable con otros bonos dolarizados como los Boden 2015 o los Bonar X que cuentan con mayores tasas de retorno, aunque es verdad que con mayor riesgo implícito. Debe destacarse que la probabilidad de default de los bonos argentinos es muy baja dado que los compromisos públicos en poder de tenedores privados son del 13,1% del PBI, un nivel muy bajo en comparación con el resto de los países latinoamericanos.

Muchos en este contexto buscan los Instrumentos dólar-linked: estos bonos en pesos, en donde el capital se ajusta por tipo de cambio oficial, ofrecen un piso de rendimiento del 23%, que es la devaluación esperada, al que se le suma una renta por intereses cercana al 1%. Para quienes necesiten invertir en pesos, es una opción más atractiva que los bonos de YPF en pesos que rinden 19% a un año de plazo y mucho mejor que aquellos bonos que ajustan por la tasa Badlar (tasa de plazo fijo por más de un millón de pesos) que rinden en promedio 17%.

Dentro de este cambio de contexto los emprendimientos inmobiliarios lucen como muy atractivos. El ladrillo es una alternativa que sufre menos cuando hay crisis económicas, no sólo en Argentina sino a nivel mundial, frente a las acciones, los bonos y los commodities. ¿Qué beneficios tienen los nuevos emprendimientos versus el mercado del usado? Que la caída promedio del 25% en el último año del costo de la construcción en dólares hará que en dos años, cuando se terminen los nuevos emprendimientos, los inmuebles usados tendrán que bajar para adecuarse a los nuevos precios. Por lo que la recomendación es vender los inmuebles usados o terminados y reinvertir en propiedades a construir. Primará la selectividad: los desarrollos inmobiliarios en barrios cerrados Premium y unidades pequeñas, saldrán beneficiados.

Hay muchas opciones para invertir en inmuebles: departamentos, oficinas, hoteles, centros comerciales. Lo ideal es elegir una opción que diversifique el riesgo de inversión. Por ejemplo, invertir en un hotel versus invertir en un inmueble de alquiler garantiza que si no consigo un inquilino, sigo recibiendo una renta. Además, no hay que ocuparse de manternelo o de alquilarlo y la revalorización aumenta con el tiempo. En el caso de los centros comerciales versus oficinas ocurre lo mismo: al tener una sola oficina debo asegurarme que esté siempre alquilada. Con los centros comerciales uno no es dueño de un solo local sino que recibe una renta por el total de los alquileres (si un local no se alquila no me perjudica tanto como si yo fuera dueño de ese local en un 100%).

Como recomendación final, no peque de “exceso de confianza” que tantos patrimonios ha destruido. Una buena diversificación de las inversiones es la medicina más sana.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s