Inicio > Comunidad, Educación, Inversiones > Preservar la riqueza

Preservar la riqueza

inflacionLa mayoría de las fortunas importantes del mundo no logra mantenerse durante más de 20 años debido a la confluencia de múltiples factores. ¿Cómo podemos evitar y prever estos riesgos?

Según reza el adagio popular, la primera generación hace el dinero, la segunda lo administra y la tercera lo gasta. Esta afirmación que puede parecer una humorada, es más cierta de lo que imaginamos. Alrededor del 80% de las fortunas importantes del mundo no logra mantenerse durante más de 20 años y esto no se debe al mero transcurso del tiempo, sino a la confluencia de múltiples factores, la mayoría de los cuales se puede prever. Básicamente existen dos tipos de riesgos generales: a) los oportunistas, que son los que se aceptan en la búsqueda de determinada ganancia; b) los ambientales, que son los riesgos generales como los que se relacionan con las características personales y con la actividad y el lugar donde ésta se desarrolla. Más allá de la categoría, lo más importante es tratar de identificarlos y mitigarlos. Entre ellos podemos identificar riesgos más específicos como los siguientes:

Concentración: la mayoría de las familias que han ganado dinero a través de los años, lo han hecho concentrando sus recursos en una sola área —una empresa, una industria, etc. —, principal fuente del incremento de su riqueza. Sin embargo, es imprescindible reducir dicha concentración ya que si un evento inesperado afectara la principal inversión, el resultado sería catastrófico. La diversificación, tanto geográfica como del negocio, se transforma en algo imperioso.

Sucesiones interminables: con el fin de evitar la sucesión que puede durar varios años y generar importantes gastos de mantenimiento, la donación con reserva de usufructo es la estructura legal que permite que el titular del patrimonio lo transmita según su voluntad, con la menor interferencia posible de terceros. De esta manera los padres donan a sus hijos alguna propiedad inmueble, reservándose el usufructo (renta generada por dicho bien). Otra alternativa para evitar el mismo riesgo es crear una sociedad a nombre de los herederos, donde se hace un inventario y luego se pone todo a nombre de una sociedad creada a nombre de los herederos para tal fin.

Pérdida de control societario: muchas sociedades se manejan de forma bastante personal. Esto puede crear problemas, por ejemplo si un socio fallece y la familia de éste no quiere continuar formando parte de dicha sociedad vendiendo su porción. Puede pasar que los otros socios puedan no tener fondos suficientes para comprar la parte a su familia. En este caso, puede pasar que dicha parte sea comprada por un gigante corporativo, perdiendo los otros socios el control del negocio. Para mitigar este riesgo se realiza un seguro societario que permite a los socios restantes comprar la parte a la familia del socio fallecido.

Gastos: Para mantener la riqueza a través del tiempo, no se debe gastar anualmente más del 4% de los activos que generan ganancias.

Dinámica familiar: muchas fortunas no sobreviven a la tercera generación, porque habitualmente a los parientes se les hace muy difícil manejar los distintos activos juntos y en armonía.

Una familia que no tenga un proceso claro para la toma de decisiones, puede encontrarse con serios problemas a la hora de lidiar con cambios en el ámbito económico, ya sean graduales o repentinos. Lo fundamental para mitigar los riesgos es, involucrar a las generaciones más jóvenes en el proceso de toma de decisiones, proveer conocimientos financieros básicos a los hijos y asegurar la comunicación intrafamiliar.

Apalancamiento: por apalancamiento se entiende realizar inversiones por un monto superior a la riqueza que se posee. La gente, en general, tiene la idea de que endeudarse es malo o perjudicial. Sólo es nocivo tomar un préstamo, si la inversión que se realiza produce una ganancia o rentabilidad menor al costo de la deuda. ¿Cómo se puede manejar este tipo de riesgo? Determinando el máximo nivel de deuda personal a tomar en función del rendimiento futuro de los activos que se poseen y de su alta concentración.

Acción gubernamental: a través de la historia, la acción de los Gobiernos ha causado la destrucción de muchas fortunas. Si bien es imposible cubrirse directamente respecto de determinadas acciones gubernamentales, como los impuestos confiscatorios, la mejor defensa es reconocer los activos más vulnerables y diversificarlos.

Como conclusión, podemos señalar que ninguna táctica para preservar la riqueza a través de las generaciones permite eliminar completamente los peligros, pero mensurarlos con inteligencia permite, al menos, morigerar sus posibles efectos.

Marcelo Elbaum (economista, autor del blog www.vil-metal.com.ar)

Anuncios
Categorías:Comunidad, Educación, Inversiones Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s