Inicio > Comunidad, Educación, Emprendimientos, Mercado > Cómo elegir un desarrollador inmobiliario

Cómo elegir un desarrollador inmobiliario

Panorama 1 (Large)EL VALOR DE LA EXPERIENCIA EN EL SECTOR. LOS DISTINTOS FORMATOS JURÍDICOS. QUÉ MIRAR ANTES DE FIRMAR UN CONTRATO Y DAR INICIO A UNA INVERSIÓN.

Cuando un individuo, una familia o un pequeño inversor proyectan un negocio inmobiliario, inmediatamente surge la duda de qué tener en cuenta y cómo saber si el desarrollador a cargo del proyecto es confiable. La primera respuesta a esta pregunta es la experiencia en el negocio, es decir, los antecedentes comerciales del emprendedor inmobiliario a cargo del proyecto. “Es clave conocer quién es y cómo se ha comportado en el pasado”, destaca el arquitecto Alejo García Guevara, y hace hincapié en valorizar tanto los aciertos como los errores cometidos. “Es mucho mejor aún si se le conoce algún fracaso o situación no deseada al desarrollador y ver cómo se ha comportado en ella con sus clientes”, marca.

A su vez el Director de Eidico, Patricio Lanusse, agrega que “en la Argentina actual es difícil que los costos no sufran cambios, por eso lo más importante es la capacidad del desarrollador para prevenir los desvíos y saber encontrar recursos apropiados para superarlos”.

Rentabilidad

A la hora de medir la rentabilidad del proyecto también hay que ser cauteloso. Para Guido Wainstein, Director de Qualis Development, en el actual contexto, “una tasa de rentabilidad de entre 13% y 15% anual sobre el aporte es un muy buen resultado, teniendo en cuenta que la inversión se realiza durante el periodo de construcción civil de la obra”.

“Hay que identificar y definir el escenario y los riesgos a asumir, evaluar fortalezas y debilidades del proyecto. Si el producto ofrecido es el desarrollo de un inmueble, lo que vale es la calidad de dicho inmueble, su costo, su capacidad de revalorización y los riesgos a asumir en su desarrollo”, marca Lanusse.

Hay que tener en claro que cuando un inversor ingresa en un desarrollo inmobiliario al costo no tiene definido un precio fijo y lo que le están dando es un cronograma de pagos con posibles ajustes. Por eso será importante saber cómo se realizarán los ajustes de precios que requiera la obra, si aumentando la cantidad de cuotas y extendiendo el plazo de la ejecución, o incrementando los desembolsos periódicos de los participantes y respetando los plazos de entrega. No hay un formato mejor que el otro, todo depende de las condiciones económicas y el destino para la obra que tenga cada inversor.

La protección económica

Hay dos formatos con los que se financian los desarrollos inmobiliarios. En el más tradicional el desarrollador vende boletos de compra de un proyecto y cuando concreta la obra con los fondos que fueron integrándose por esas ventas, cada inversor puede escriturar el bien a su nombre. Si bien este formato fue ampliamente utilizado en el pasado, hoy existen otros sistemas. En este esquema de negocio tradicional, el inmueble es propiedad del desarrollador hasta la entrega y escritura, lo que significa que esa obra en la que invertimos y de la que tenemos un boleto de compra podría tener que responder ante un problema financiero, económico o judicial del desarrollador por ser parte de su patrimonio.

El formato del fideicomiso surgió para evitar este tipo de problemas, ya que se trata de un instrumento jurídico que permite aislar a los activos del proyecto (el terreno, la obra, los permisos y avances obtenidos) del patrimonio del desarrollador, protegiendo a los clientes ante una eventual quiebra del mismo.

“Pero este instrumento por sí solo no garantiza en absoluto que el desarrollo llegue a buen fin”, coniciden García Guevara y el presidente del Colegio de Escribanos, Carlos Dalessio.

“Fideicomiso deviene de la palabra ´confianza´, y es ésa su esencia: se basa en la confianza depositada en quien llevará adelante el proyecto (fiduciario) para que logre una ejecución buena, en el sentido ético de la palabra, y solvente, en cuanto al conocimiento que debe tener para la tarea encomendada”, dice el arquitecto.

Al ingresar a un fideicomiso, Dalessio recomienda:

  • Revisar la memoria descriptiva del proyecto para ver con qué instalaciones contará y en qué período se estima que serán concretadas. “Esta información le permitirá tener en claro al inversor que entra en la primera etapa a un proyecto, por ejemplo, cuando se pondrá en marcha la cancha de golf o de tenis que lo motivaron a sumarse al emprendimiento y que quizá están pensadas para la cuarta etapa”.
  • Controlar si se integra el dominio del inmueble al fideicomiso. “Puede que a la hora de suscribir un fideicomiso el desarrollador sólo cuente con un boleto de compra de un terreno y que la operación se concrete con el dinero que aporten quienes ingresen al proyecto.”

La historia

La experiencia es fundamental al final de la lista. Pero no sólo debe medirse como desarrollador, si no también en el tipo y zona del emprendimiento. Si la zona donde se invertirá y el desarrollador son nuevos al mismo tiempo, se estará tomando una decisión de inversión de alto riesgo.

 Si la zona es nueva y el desarrollador tiene experiencia, la situación es muy distinta y de riesgo más acotado. “Los desarrolladores  aprenden y pueden extrapolar dicho conocimiento a nuevas zonas, nuevos productos y nuevos clientes. Basta con mirar ejemplos recientes de grandes empresas que han incursionado con éxito en zonas nuevas, tales como Eidico en diferentes ciudades del interior y del exterior; o Eduardo Costantini con la nueva ciudad pueblo en Escobar”, marca el arquitecto García Guevara.

Wainstein, en tanto, marca que no es igual la experiencia que se requiere para desarrollar torres en áreas céntricas de ciudades pobladas que para hacer un barrio cerrado en las afueras. “Lo que un desarrollista mira en ambos casos es la ubicación, la envergadura del proyecto, los posibles usuarios y las cifras del negocio. Pero en el caso de los barrios cerrados, deben pensar además en la prefactibilidad que otorgara cada municipio”, dice el director de Qualis Development.

Cada ropaje jurídico otorgará una protección diferente a los inversores, con el que se sentirán más cómodoa según las necesidades y expectativas que tengan. Pero la experiencia del desarrollador será central a la hora de estimar su performance futura, tanto por los éxitos que haya logrado como por la forma en la que haya podido responder ante un fracaso. Ese camino recorrido siempre actuará en beneficio de los clientes.

Texto: Cecilia Boufflet (autora de http://www.vil-metal.com)

Anuncios
  1. 19 marzo, 2013 en 5:02 PM

    Muy buenooo!!!!!!!!!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s