Inicio > Comunidad, Eidico, Inversiones, Nico Rossi > Guardarla o disfrutarla, ésa es la cuestión

Guardarla o disfrutarla, ésa es la cuestión

Lo de ayer me dejó pensando.

Éramos cuatro o cinco haciendo sobremesa en el comedor de la empresa, después del almuerzo.  Cuando ya habíamos debatido fervorosamente sobre la última medida económica, el sistema táctico que está usando Sabella en estas eliminatorias y la dantesca escena de pugilato entre dos líderes gremialistas en plena avenida Corrientes, por alguna razón la conversación nos fue llevando a las vacaciones y los viajes de placer.


Uno de los presentes contó, sin perderse un solo detalle, lo que había sido su viaje al sur el verano pasado. Es un tipo con buena labia, no lo voy a negar, y hasta podría decir que es agradable escucharlo. Pero todo tiene un límite. A los diez minutos nos mirábamos con los otros y nos preguntábamos mentalmente hasta cuándo podría durar aquello.

Decidí entonces interrumpirlo. Como si el juglar improvisado ya hubiese clausurado con moño su anecdotario, tiré una pregunta general: ¿a dónde se irían de viaje si alguien se los pagara?

Era una consigna claramente dirigida a cualquier persona de la mesa que no fuera este flaco que había acaparado el micrófono durante todo ese tiempo.

Pero como si mi bocado hubiese sido la mejor excusa para que tragara saliva y tomara un poco de aire, el tipo arrancó de vuelta. Que conocer el mundo es casi una obligación porque las culturas de otros países tienen mucho para enseñarnos. Que la vida es una sola y entonces la guita hay que usarla cuando la tenés porque el día de mañana no la tenés. Que si ahorrás es para usarla en un viaje más sofisticado. Que él hace años que viene metiendo parte de su sueldo en una caja de madera porque quiere llevar a sus hijos a Disney.

Me cansé de escucharlo y moví un poco la silla para romper ese clima que se había armado de un tipo hablando sin parar y otros cuatro haciendo que escuchaban pero pensando en cualquiera.

Me excusé diciendo que tenía una reunión y los abandoné tratando de no hacer mucho ruido. Y pensando. Si bien las circunstancias no son las mejores, tengo la certeza de que resulta esencial armar un esquema que nos permita afrontar cualquier contratiempo económico. Decido ahorrar, dejando de lado la idea de que  hay muchas cosas del hoy que nos perdemos por cuidar y guardar cada mango que nos sobra.

En lo que quedó de la tarde ya no pude volver a concentrarme en mi trabajo.

Anuncios
  1. juan
    26 febrero, 2013 en 3:37 PM

    En el medio esta lo mejor , no gastar todo , ni ahorrar todo , si uno puede ahorrar , hacerlo con un poco , dormir tranquilo tiene sus ventajas

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s