Inicio > Educación, Eidico, Emprendimientos, Inversiones > Tips para ahorrar en el día a día

Tips para ahorrar en el día a día

Consejos prácticos y cotidianos para mejorar el rendimiento del sueldo

El incipiente desembarco de una crisis en la Argentina, como ya parecen anticipar algunos indicadores, podría convertirse en una amenaza para la economía diaria de la clase media. Y obligar a los argentinos, de este modo, a ser más prudentes en el manejo del dinero; o más audaces, al mismo tiempo, en el recorte de los gastos cotidianos. Aquí acercamos sólo unas pocas recomendaciones que pueden aportar ideas a aquellos que se vean apurados a “ajustar” el cinturón de sus finanzas y no deseen morir asfixiados:

1. Deje las tarjetas de crédito en su casa. Un plástico en la billetera es una tentación latente para quien se resiste a resignar calidad de vida y ve caer el poder de compra de su sueldo. El uso compulsivo está al alcance de la mano, y puede requerir sólo unos segundos, pero sus efectos pueden lamentarse seriamente al mes siguiente. La estrategia de “vivir con lo propio” es la más recomendable para quien desee sobrevivir en una economía que no promete mayores ingresos en el futuro inmediato.

2. Use su tarjeta de crédito sólo para pago en dólares o compra en cuotas de bienes durables. La coyuntura argentina da lugar a dos excepciones que justifican el uso del plástico: quienes compran en dólares, al tipo de cambio oficial, perciben hoy los beneficios que genera un atraso cambiario en el poder de compra de los asalariados; y quienes compran en cuotas, con una inflación del 25%, se favorecen al ver que el valor real de sus pagos se va licuando en el mediano plazo. Pero, claro, con una salvedad: debe preverse de antemano que habrá que pagar el saldo total al vencimiento y jamás (si lo que se quiere es ahorrar) optar por el pago mínimo de la tarjeta, que siempre incluye altísimos intereses bancarios.

3. Planificar las compras del supermercado y efectuarlas sólo una vez al mes. Menos tiempo en el súper es menos tentación para el consumo. La compra bien planificada evita que el asalariado se deje seducir por la góndola y se desborde con frecuencia en gastos que pueden no ser imprescindibles. El uso de internet para realizar las compras es un buen recurso para evitar caer en tentaciones.

4. Confeccione un menú de 30 comidas por quincena. Un diagrama puntilloso con los almuerzos y las cenas de cada día lo ayudará a saber con precisión, y sin desperdicios, cuáles son los alimentos que requerirá en el mes. Con la marcha de los días sabrá que cada excedente en el que pueda haber incurrido será, a la vez, una oportunidad para estirar aún más su supervivencia.

5. No al mito de los súper chinos. En Buenos Aires se extiende la creencia de que los precios de los almacenes atendidos por orientales son en general más baratos que los de las grandes cadenas de supermercados. Pero no suele ser así. Sepa distinguir entre las “oportunidades” y los “abusos” que se le ofrecen en este tipo de comercios.

6. Cocinar y comer en casa y llevar vianda a la oficina. La opción de almorzar o cenar en un restaurante, o recurrir al delivery del barrio, pueden llegar a triplicar o cuadruplicar el gasto necesario para una sola comida. Renunciar a esto puede significar un sacrificio en lo inmediato, pero una ganancia para los próximos días del mes.

7. Conduzca a menos de 100 kilómetros por hora en la autopista y reduzca la sobrecarga del auto. Circular con una velocidad de tres cifras y con mucho sobrepeso en el vehículo puede incrementar hasta en un 40% los gastos de consumo de combustibles. Con una nafta a $ 6 ó $6,50 el litro, como en la Argentina, el disgusto a fin de mes puede no ser despreciable.

8. Salir de casa con el efectivo exacto. Imponerse a sí mismo una limitación en la billetera, que no sea demasiado exagerada, obliga al asalariado a agudizar el ingenio para el ahorro y no consumir compulsivamente en la calle.

9. Aprovechar los descuentos en internet. Las tiendas virtuales, los beneficios bancarios y las cuponeras de descuento, utilizadas para los gastos comunes, ayudan a desacelerar el ritmo de gastos mensuales.

10. No zambullirse sobre las ofertas. Tanto en el supermercado como en las cuponeras virtuales, el asalariado recibe un bombardeo de descuentos que pueden ser de mucha ayuda en algunas oportunidades, pero que pueden ajustar el cinturón de sus finanzas si no los aborda con criterio.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s