Inicio > Comunidad, Eidico, Emprendimientos, Sistema Eidico > El sistema Eidico y la pesificación

El sistema Eidico y la pesificación

 

En la Argentina, cada vez que el gobierno de turno comienza a hablar de pesificación, quienes tienen necesidad y capacidad de ahorrar reaccionan aferrándose al dólar. Es la forma de buscar el “refugio de valor” que por definición debe cumplir la moneda que se utiliza como medio de intercambio. Es habitual su uso en el mercado inmobiliario. No se trata de una mala costumbre, falta de patriotismo o simpatía por lo extranjero, es simplemente un instinto elemental de conservación que surge cuando es obvio que la inflación argentina destruye nuestro peso. La disminución de la actividad económica y el nerviosismo de los mercados incentivan aún más la desconfianza.
Con este clima, la gente empieza a cuestionarse y cuestionarnos sobre un sinfín de temas: si es posible ahorrar con destino a vivienda, en qué medida el sistema puede verse afectado, en cómo actuará Eidico en este contexto y cómo reaccionó en otras situaciones de crisis. Afortunadamente, no necesitamos desenvolvernos de manera diferente pero sí realizar los ajustes necesarios para adaptarnos a las circunstancias que vayan surgiendo. Nuestro sistema cooperativo y al costo, mantiene la fortaleza que lo caracteriza en forma independiente de la salud de la economía. En 2001, a pesar de la gran crisis argentina, los emprendimientos que estaban desarrollándose no sólo no se detuvieron, sino que avanzaron de acuerdo con lo planificado y con costos eficientes. Estando en medio de la crisis, en el año 2002 lanzamos San Agustín, un barrio que hoy se halla en plena actividad. Citamos sólo un par de ejemplos, pero la experiencia positiva es mucho mayor.
Los bienes inmuebles resguardan siempre el valor, más allá de la moneda que se utilice en la compraventa de los mismos. Acceder a un bien inmueble sin necesidad de disponer de dólares pasa entonces a ser una oportunidad dentro de este contexto. La suscripción en pesos, integrada en cuotas, hace que un gran número de personas puedan participar. Cada pago se aplica a construir un bien que al concluirse se valoriza en dólares. Si a esto le sumamos nuestra modalidad de cuidar la calidad, al costo más bajo del mercado, realmente vemos pocas alternativas de ahorro, por no decir ninguna, que reúna tantas ventajas con tan bajo riesgo. Si bien hablamos de ahorro e inversión, nuestra propuesta supera lo meramente económico pues contribuye a solucionar fuertemente una necesidad elemental de la familia como es la vivienda propia. Este interés superior es el origen y el fundamento de la fortaleza con que el grupo se mantiene unido para alcanzar su objetivo común “contra viento y marea”. Sin comprar ni vender ni un dólar se llega a disponer de un bien inmueble que se revaloriza en dólares.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s