Inicio > Comunidad > Con la mente en verde

Con la mente en verde

 Estuve dos horas apretando la teclita y el resultado fue siempre el mismo. Una y otra vez, el sistema me refregó en la cara que no me da el piné para comprarme un puñadito de dólares.
Si me preguntás, no somos de ahorrar mucho. Primero, porque no tenemos la gimnasia que tienen esos matrimonios previsores encolumnados detrás del famoso “pan para hoy, hambre para mañana”. Y, además, porque la realidad es que, en general, terminamos el mes con lo justo y no se nos cae una moneda. Pero cada tanto, nos da el ataque de que tenemos que tener sí o sí un colchoncito y entonces nos ajustamos un poco el cinturón, pasamos de la gaseosa al jugo de sobre, conseguimos un excedente que no es gran cosa pero suma y nos compramos algunos dólares.

Bueno, así era antes, porque ahora no hay forma de conseguir verdes. Me acuerdo que en una época tuvimos una linda suma de franklins en una caja de seguridad en un banco. Los juntamos para pegarnos viajecito romántico a México pero los terminamos usando para tapar los agujeros que iba generando un peso que valía cada vez menos, que vale cada vez menos.

Pero ahora viene complicada la mano con el tema dólar. En los bancos no te venden y en las cuevas, que cada vez son menos, el precio está por las nubes. Y así de locas son las cosas: mientras una cerveza nos pide a gritos que pensemos en verde, desde arriba nos dicen que mejor nos acostumbremos a pensar en moneda nacional.

Es una fija: cuanto más te dicen “vos fumá, que acá no pasa nada”, más preocupado te quedás. Y así, con pocas chances de conseguir dólares, la duda sale como trompada: ¿cómo nos hacemos un colchoncito para tener por las dudas?

Mientras veíamos cómo salir de esta telaraña, a mi mujer se le ocurrió matar dos pájaros de un tiro cuando encontró en el diario una promoción con un paquete de tres días en Colonia, que se puede pagar con tarjeta, a los postres. Así, podemos concretar el viaje romántico postergado aunque cambie un poco el destino y, de paso, nos llevamos algunos pesos para traer dólares de vuelta.

Todavía no confirmamos en la agencia de turismo y ya tenemos una listita de encargos. No nos pidieron dólares pero sí algunas cosas que acá no se consiguen o que te salen un ojo de la cara justamente porque cuesta encontrarlas. Remedios, golosinas importadas, plancha para la ropa, una licuadora y un par de cositas más.

Sólo nos queda convencer a los suegros de que nos atajen un par de días a las niñas y llamar a la agencia. A la vuelta les contamos qué onda.  

Texto: Nico Rossi

Anuncios
Categorías:Comunidad
  1. 27 junio, 2012 en 12:01 PM

    Reblogged this on Eidico – el Blog and commented:

    Las experiencias de Nico Rossi

  2. Flor
    27 junio, 2012 en 3:12 PM

    Nico y pensar que no hace tanto tiempo se leía en las vidrieras de los locales:
    “no se aceptan dólares” como cambia todo ¿no?

  3. gallardof
    27 junio, 2012 en 7:14 PM

    Hablando de Uruguay, mira la conferencia que dio Mujica:

  4. Alex
    17 julio, 2012 en 10:49 PM

    si pensas llevar argentinos para traer dolares desde colonia deberas pagar 7,2$ por dolar por lo que conviene comrarlos en la cueva de aca..

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s